Las aplicaciones del Botox
16 enero, 2017
Angelina Jolie y su mastectomía voluntaria
17 enero, 2017

Protección solar contra el envejecimiento

Actualmente está bastante difundido el concepto de que la radiación solar tiene consecuencias negativas para la piel. Algunas de ellas pueden ser tan graves como la aparición de melanomas, sobre todo en el caso de personas caucásicas. Pero aún dejando de lado esa posibilidad tan extrema, la excesiva exposición a los rayos solares propicia el envejecimiento prematuro del tejido dérmico. Tales riesgos se pueden reducir significativamente tomando ciertas precauciones elementales.

La protección solar. Cómo cuidarse del sol

La primera y más evidente medida es la utilización de bloqueadores solares, aprobados por dermatólogos, cuando se esté al aire libre durante el verano. Más allá de esto, se aconseja evitar la exposición solar en las horas en que la radiación es más fuerte, que suele ser entre las 11 de la mañana y las cuatro de la tarde.

Para quienes no tienen más remedio que estar al sol en esas horas, se recomienda el uso de sombreros o gorras, gafas y ropa que cubra las zonas más expuestas del cuerpo. Una hidratación adecuada también es muy importante.

Sobre el envejecimiento de la piel

El pasado año se difundió un estudio realizado en Australia (país soleado donde los haya) que arrojó como resultado un hecho contundente: quienes utilizaron bloqueadores solares contra los rayos ultravioletas A y B vieron disminuida en un 24% la aparición de arrugas en su piel, en comparación con las personas que no utilizaron debidamente los mencionados productos. La investigación se realizó a lo largo de cuatro años y medio con 900 participantes menores de 55 años divididos entre quienes utilizaron bloqueador de manera constante y quienes lo hicieron esporádicamente. Además, el estudio comprobó que todos los participantes que utilizaron protección se vieron beneficiados, independientemente de su edad, sexo o condición física.

Esta investigación se suma a otras anteriores cuyos resultados apuntan en la misma dirección y que ponen de relieve la importancia de proteger la piel de los rayos solares durante el verano. En primer término se trata de una medida fundamental para prevenir el cáncer de piel y, por otra parte, ayuda a que el natural proceso de envejecimiento del órgano sea mucho más lento, con evidentes beneficios estéticos.

Los expertos tienen la esperanza de que la difusión de estos resultados contribuya a la toma de conciencia de las personas sobre este tema. Además, recomiendan la utilización de bloqueadores o lociones con protección que tengan la debida aprobación de las entidades oficiales competentes o, al menos, que hayan sido recomendadas por dermatólogos.

En este verano, ¡cuida tu piel!