El seguimiento en las operaciones estéticas
17 enero, 2017
Hiperhidrosis, esa embarazosa humedad
17 enero, 2017

Cirugía reconstructiva

La cirugía reconstructiva representa una de las grandes áreas de la cirugía plástica. Su utilización permite corregir defectos físicos congénitos, reparar órganos lesionados por accidentes de diversa índole o restaurar alteraciones estéticas del cuerpo en general. Se trata de un campo que experimenta una constante superación gracias a la investigación científica.

Cirugía reconstructiva. Área de permanentes avances

El progreso de la cirugía reconstructiva ha sido permanente desde la segunda mitad del pasado siglo. La creciente comprensión de procesos como la cicatrización, la circulación o el crecimiento, lograda en base a la investigación científica, ha permitido notorios avances en este sector. Este desarrollo permite que en la actualidad, por ejemplo, se estén realizando exitosamente trasplantes de cara, dando una solución impensable hasta hace pocos años a aquellas personas que han sufrido una desfiguración de su rostro. Se han logrado también recuperaciones de tejidos en base a las cada vez más utilizadas células madre, que actualmente prometen una verdadera revolución en la medicina.

De cara al futuro, hay actualmente científicos de varias disciplinas que trabajan en la reconstrucción de tejido utilizando materiales nanoestructurados, los cuales permitirían la obtención de estructuras celulares sin defectos. Además, se están realizando otras muchas investigaciones en este campo que hacen presagiar un porvenir cercano a lo que antaño hubiera sido considerado ciencia ficción.

Los tipos de cirugía reconstructiva

Por sus características, la cirugía reconstructiva es abordada por diversos especialistas, según cuáles sean los órganos a intervenir. En ella pueden trabajar, además de cirujanos plásticos, otorrinolaringólogos, oftalmólogos, cirujanos maxilofaciales, traumatólogos o cirujanos ortopédicos, entre otros.

Comprende áreas como la cirugía plástica para quemados, la cirugía plástica de miembros y manos, la cirugía plástica infantil o la cirugía plástica oncológica.

En este último aspecto es muy frecuente la reconstrucción mamaria, una especialidad que ofrece una solución estética definitiva para aquellas mujeres que se han visto obligadas a realizarse una mastectomía para erradicar el cáncer. En estos casos, se puede recurrir tanto a tejido propio como a implantes de silicona. Los resultados obtenidos en la actualidad son sumamente satisfactorios y brindan a millones de mujeres la posibilidad de mantener su calidad de vida y superar esta situación de forma mucho menos traumática.

En cualquiera de los casos, la cirugía reconstructiva es un recurso invaluable para pacientes que en el pasado hubieran perdido la funcionalidad de sus órganos o tendrían que haberse resignado a padecer defectos estéticos psicológicamente negativos. Obviamente aún existen límites para esta disciplina, pero el futuro es cada vez más alentador.