La historia del niño Mohammed
16 enero, 2017
Protección solar contra el envejecimiento
17 enero, 2017

Las aplicaciones del Botox

Popularizada como un medio para combatir las arrugas, esta proteína se ha abierto camino en el mundo de la medicina a raíz de sus múltiples aplicaciones. Pero, ¿qué es el Botox?

Se trata en realidad de la marca registrada para la utilización de la toxina botulínica tipo A. El efecto anti arrugas del Botox se debe a que tiene la capacidad de relajar en forma transitoria el músculo en el cual es introducido, dando un aspecto más suave a la piel que lo rodea. La aplicación de la proteína es sencilla e indolora y se realiza a través de pequeñas inyecciones a nivel muscular en las partes del rostro que presentan arrugas. Además del efecto temporal también tiene una acción preventiva, pues reduce la posibilidad de desarrollar nuevas arrugas o profundizar las ya existentes.

Los resultados de estas aplicaciones se pueden apreciar entre las 48/72 horas posteriores y alcanzar su máximo rendimiento en unos 15 días. La eficacia del procedimiento puede extenderse entre cuatro y seis meses, pero depende de factores muy diversos. En promedio, el tratamiento es utilizado por personas de 30 años en adelante.

El Botox tiene un porcentaje insignificante de efectos adversos, que en el extraño caso de producirse, son siempre muy leves y transitorios, y consisten en pequeños dolores o irritaciones localizadas. Aún así, su aplicación puede ser desaconsejada en algunos casos, por lo cual se hace imprescindible el asesoramiento médico.

Otras aplicaciones

El Botox se utiliza desde los años 70 del pasado siglo para corregir el estrabismo, que consiste en una hiperactividad de los músculos del ojo. También es útil en el campo de la neurología para tratar enfermedades que provocan movimientos musculares involuntarios, siendo considerado el tratamiento más eficaz para las distonías focales. En este campo, la proteína también es utilizada para el espasmo hemifacial, temblores o la espasticidad.

También ha resultado útil para tratar la hiperhidrosis o sudoración excesiva, ya que produce una disminución de la actividad de las glándulas sudoríparas en zonas específicas, con un efecto que dura entre siete y diez meses. Además, su uso también es efectivo en casos de excesiva generación de saliva o sialorrea.

Los pacientes con migrañas son exitosamente tratados con Botox mediante micro inyecciones en la cabeza. El procedimiento permite el bloqueo de la actividad de los neurotransmisores relacionados con el dolor, proporcionado un importante alivio a quienes sufren este trastorno en forma crónica.

Una de las aplicaciones del Botox aprobadas más recientemente es su uso para combatir el síndrome de la vejiga hiperactiva. Este trastorno provoca que quien lo padece sienta necesidad de orinar en forma muy frecuente y puede ir acompañado de incontinencia. Los tratamientos que se vienen realizando para tratar este trastorno han dado excelentes resultados, reduciendo episodios de pérdida urinaria y urgencia evacuatoria en forma significativa. Todo ello a través de una simple inyección que tiene una efectividad de aproximadamente seis meses. Desde la Asociación Española de Urología se ha recibido con entusiasmo la autorización del tratamiento, ya que está permitiendo mejorar la calidad de vida de muchos pacientes.

Botox Tenerife

No existen dudas sobre la versatilidad de la toxina botulínica para resolver un abanico de trastornos que pueden resultar incómodos e incluso graves. En el caso de la estética, su uso está extendido y los resultados de una aplicación correcta y profesional saltan a la vista. Si sientes interés por saber más, contacta con nosotros.

Si está en Tenerife y desea contactar con el doctor Javier Alarcó, puede llamar al teléfono 922 244 405.