Cirugía estética antes del verano. ¿Buena o mala idea?
17 enero, 2017
Botox para Novias
17 enero, 2017

Mastopexia para recuperar la estética mamaria

La mastopexia es un procedimiento quirúrgico muy solicitado en la actualidad. Cuando se habla de “estética mamaria”, de inmediato suele venir a la mente el aumento de pecho con colocación de implantes mamarios. Sin embargo, en este campo existen muchos procedimientos.

La realidad es que para muchas mujeres es más importante la calidad y no el tamaño. Por distintas circunstancias muchas mujeres presentan mamas caídas, lo que puede generarles inseguridades, sobre todo al momento de usar escotes o bañadores.

La mastopexia es la solución más eficaz para este problema. El también conocido como “levantamiento de pecho” consiste en hacer una serie de incisiones en el seno para retirar piel sobrante y recuperar la forma de las mamas caídas.

Un tratamiento ideal para madres

En algunos casos, la mastopexia puede requerir el uso de implantes para lograr resultados óptimos, pero también puede realizarse sin necesidad de ellos. Por esta razón, el rango de pacientes que solicita este tipo de procedimiento es bastante amplio. Muchas de las mujeres que requieren de este tratamiento han amamantado, pues este procedimiento quirúrgico puede resultar una buena opción para recuperar la figura y el autoestima de cualquier mujer que ha sido madre. Sin embargo, las mujeres que han amamantado no son las únicas que acuden al cirujano para esta intervención. Muchas mujeres sin hijos pueden requerir un levantamiento como el que ofrece la mastopexia.

Mastopexia masculina

Actualmente muchos hombres también son potenciales pacientes para esta operación, sobre todo aquellos que han sufrido sobrepeso o que han adelgazado en poco tiempo: con toda pérdida de peso los pechos pierden cantidades considerables de su masa, la piel queda flácida y cae. Debido a que no hay forma de que esta piel recupere su elasticidad y apariencia natural, lo idea es recurrir al bisturí para recoger los excesos y evitar las incomodidades que pueda producir esta situación.

En cuanto a las consideraciones pre-operatorias, antes de someterse a una mastopexia todo especialista debe evaluar a su paciente para decidir si es el mejor procedimiento y qué tipo de técnica usar. Esta operación se realiza de acuerdo a las necesidades de cada persona y existen varias maneras de llevarla a cabo. La decisión del cirujano depende, en gran medida, del grado de flacidez del seno o la mama.

Tipos de mastopexia

El nivel de “ptosis”, como se denomina a la caída de las mamas, es el primer factor a considerar para decidir el procedimiento más adecuado para el caso. La mastopexia periareolar es la más utilizada cuando se trata de pacientes con ptosis leve, la circumvertical para casos moderados y la denominada “T invertida” es la utilizada para los casos de flacidez más avanzados. Para cada método es necesario realizar cortes diferentes y retirar piel excedente de formas distintas, según sea la necesidad, para mejorar la apariencia de la mama.

El procedimiento requiere anestesia general y su reposo no suele prolongarse mucho más de siete días. La mayoría de los pacientes que se somete a la mastopexia puede regresar a algunas de sus labores cotidianas en poco tiempo. Sin embargo, el proceso puede variar según cada caso. Además, la recuperación depende mucho de la alimentación y la cicatrización de cada paciente. Cuando se toman en cuenta todas las recomendaciones del especialista, se puede apreciar un resultado satisfactorio en el que las cicatrices resultan casi imperceptibles.

Los principales beneficios de una mastopexia

La mastopexia puede devolver la confianza a la mayoría de sus pacientes y es un procedimiento cada vez más utilizado a nivel mundial. Se estima que el número de personas que se somete a esta operación es mayor que el número de pacientes que solicita un aumento de senos. Sin duda, la mastopexia representa un alivio para todas aquellas personas que han decidido cambiar su apariencia para sentirse más a gusto consigo mismas y proyectarse de manera más segura al mundo. Devolver a alguien su seguridad, autoestima, ánimo y postura es posible con este procedimiento. ¡Un gran logro de la cirugía estética!